Reflexiones para el intercambio

Pau Serra: “En España vivimos una democracia secuestrada”

Escrito por quirogamariano 19-02-2015 en entrevistas. Comentarios (0)

Consultado en Continentes y contenidos el investigador Pau Serra sobre los impedimentos del Tribunal Supremo para que se realice el referendo en Cataluña, esto nos dijo el investigador catalán “Ponen por encima de la legitimidad la legalidad. Es una manera de defender los intereses de la casta dominante. Esta casta son los supervivientes históricos que desde la edad media siguen gobernando este país y decidiendo todo. Los pueblos en todos lados están demandando más democracia, salir de la democracia formal y entrar en la democracia real”.

Ante la inactividad de los tribunales frente a los abusos de los desahuciados o los recortes de los derechos laborales, con este tema se han mostrado muy solícitos. Serra nos dice “los tribunales y magistraturas son elegidos por cuotas políticas y están al servicio de los intereses políticos, aquí vivimos una democracia secuestrada, que de antemano sabiendo el resultado político ya sabemos cuál será el resultado judicial”.

También se consultó al investigador humanista sobre las cuestiones sin resolver heredadas del franquismo y que parecen ser intocables. “Hay muchas resistencias a reestablecer las memorias históricas. Se le dice a la gente de olvidar, pero los pueblos y las personas no podemos falsificar la memoria. Ese pasado no resuelto, está nuevamente resurgiendo y vamos a ver qué pasa con este contexto mundial donde, concomitantemente, los pueblos y las personas están pidiendo más protagonismo. Emmanuel Kant al final de su vida hablaba de la “Paz Perpetua” y decía que para arribar a la paz los pueblos no necesitan llegar a un nuevo nivel de consciencia, sino que bastaría con que se consultase a los pueblos si quieren intervenir en una guerra para garantizar la paz. Con esto quiero decir que tanto la injusticia, como las guerras, todo se resuelve con mayor democracia. No tener democracia en este momento tan crítico de la humanidad es muy peligroso. Hay que recuperar la autonomía arrebatada a los pueblos porque es la manera de garantizar la paz, de garantizar la justicia social y de desenmascarar a los monopolios que viven camuflados en esta democracia formal. Los pueblos y la gente, hoy en día, sentimos que hay manipulación y esa manipulación es posible porque hay monopolios. Y los monopolios son lo contrario a la democracia, a los monopolios les asusta mucho la democracia”.


La Cámpora: rotunda muestra de juventud organizada

Escrito por quirogamariano 19-02-2015 en La Cámpora. Comentarios (0)

16.09.2014 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires

La cancha de Argentinos Juniors explotó el sábado con el acto “Irreversible” de La Cámpora, la asociación de apoyo más explícito a Néstor y Cristina Kirchner y donde forma parte de la conducción nacional el hijo de los dos últimos presidentes argentinos, Máximo Kirchner.

De hecho, él hizo su estreno frente a un micrófono y una cancha llena brindando un discurso de alto contenido emocional, conmoviendo a las cerca de 40 mil personas que se congregaron en el acto.

El escenario

La primera oradora, Mayra Mendoza, que formaba parte del sexteto que acompañó a Máximo Kirchner en el escenario, completado por José Ottavis, Mariano Recalde y los Diputados Nacionales “Wado” De Pedro, Andrés Larroque y Juan Cabandié, fue quién aportó las razones de la convocatoria que estaban emplazadas en la condición de irreversibles a los logros conquistados por el gobierno kirchnerista. El interés de las juventudes por la política y su nueva participación y organización, la internalización de una conducta referida a “La patria es el otro”, la ampliación de derechos y la solidaridad militante, el llamado de seguir trabajando en los barrios y construyendo alternativas políticas.

Detrás de ellos, en las gradas del escenario, se apretaban decenas de militantes camporistas de todo el país que venían a demostrar que La Cámpora no era un grupito de  cargos políticos, sino que se trataba de miles de personas trabajando en las bases y en todas las disciplinas: la educación, el cooperativismo, la vivienda, el deporte, las artes, los pueblos originarios y el sindicalismo, entre otros.

Juan Cabandié puso en el eje de su alocución la continuidad de las luchas sociales transgeneracionalmente y la continuidad de los valores que movilizaron a los compañeros desaparecidos durante la dictadura y que hoy enlazan con el ejercicio militante de las generaciones nacidas en democracia. También tuvo palabras de reconocimiento para Miguel Ángel Fernández que estaba en el estadio en homenaje a su hija María Soledad fallecida el mes de julio y que participaba de la agrupación política.

El debut

También fue la primera oportunidad para poder escuchar a Máximo Kirchner en un discurso público. Que sirvió para confirmar la unidad en la acción de los diferentes sectores de la organización juvenil. “En las caras de ustedes veo las convicciones de Néstor y Cristina” fue el elogio que eligió para lanzar el emotivo estreno.

Este acto rompe definitivamente con el halo de secretismo que seguía circulando alrededor de La Cámpora y reafirma el compromiso con la democracia y con el respeto de la voluntad popular a través de las urnas, llevando en este mensaje una crítica a los sectores desestabilizadores dispuestos a hacer tambalear la figura presidencial.

“No hay que tener miedo, hay que tener consciencia, hay que dar amor” dijo, “para no entrar en su juego de culatas y barrabravas” y reforzó la idea de pueblo convencido, pero dispuesto a debatir, convencer y entusiasmar para seguir guiando los caminos de la nación. Lo que definió como “caminata eterna persiguiendo sueños, más allá de que parezcan imposibles”. “Ustedes me lo enseñaron a mí” confirmó y aseguró que los números del Estado tienen que cerrar con la gente adentro, “con la gente afuera lo hace cualquiera” golpeó el dirigente santacruceño.

Las tribunas

Si bien los discursos fueron muy emocionantes, recorrer las tribunas y mezclarse en el campo de juego fue una experiencia conmocionante. Había varios contingentes llegados del interior del país, con compositivas muy diversas, desde grupos de jubilados, cooperativistas, estudiantes de todos los niveles educativos, originarios y veteranos de la Guerra de Malvinas.

El ambiente era festivo y de deslumbramiento. Se trataba del acto más masivo organizado por La Cámpora y la logística se mostraba muy eficiente. Sorprendía ver a los diferentes grupos fotografiándose entremezclados, los unos con los otros, muy requeridos estaban los excombatientes que regalaban abrazos y sonrisas. Los chicos bailaban con las canciones que inflamaban los corazones y de golpe me encontré rodeado de adolescentes de piel cobriza que miraban las pantallas y enumeraban los asistentes que iban llegando: Urribarri, Parrilli, Kicillof, Mariotto, Aragón y los conocían a todos, sabían quiénes eran y qué rol cumplían. Jóvenes que caminando los barrios porteños serían mirados con desconfianza y más de uno sería interpelado por las fuerzas de seguridad. Pero estos chicos eligieron cambiar la realidad que los circunda, eligieron creer que a través de la política es posible transformar la realidad y están experimentando el trabajo en equipo, la sincronicidad, la inteligencia de los sueños colectivos. Y sumergirse en esa marea diversa y convencida aceleraba las pulsaciones y humedecía los ojos.

La lectura

Se pueden sacar muchas conclusiones políticas del acto, de la historia de La Cámpora, de su influencia, se puede leer desde la gestión de gobierno o desde su acción en la base. Se puede hacer todo eso y se puede impostar mucho, uno puede abstraerse y poner la mirada en la nota disonante, en lo que faltaba para alcanzar las perfecciones inabordables.

Pero también uno puede dejarse arrastrar por este empuje, dejarse conmover por sentimientos compartidos, dejarse seducir por un futuro común y en esa dirección de confluencia, no asombran ni los bebés en manos de sus madres en medio de la turba, ni sorprenden los chicos de 13 años que te retrucan las ideas políticas, ni los jubilados que recuperaron la fe y la esperanza en que los cambios están en marcha. Lo mejor es no sentirse ajeno a esta construcción que depende de todos.


Las mafias de la inseguridad en Latinoamérica

Escrito por quirogamariano 19-02-2015 en Argentina. Comentarios (0)

01.09.2014 - Buenos Aires


(Imagen de Imagen de Soto para telam.com.ar)

Uno de los hechos más esperanzadores que tenía el continente latinoamericano de estos últimos años tenía que ver con la cruzada política para desmembrar las mafias de las fuerzas de seguridad y así poder construir un nuevo paradigma de lucha contra la inseguridad, basado en la inclusión y en la igualdad de oportunidades.

Terminar con la impunidad era uno de los reclamos mayores de las sociedades de América, incluso aunque no fueran explicitadas por las grandes mayorías, una lectura de los reclamos separados dejaban a las claras la necesidad no sólo de terminar con impunidades heredadas, sino también de romper con el cerco que protegía a los intocables históricos.

Si bien los esfuerzos para democratizar el sistema judicial no han podido avanzar en la región y se sigue jugando  electoralmente con consignas arrastradas del populismo europeo y norteamericano de “mano dura” y “tolerancia cero”, hay muestras de avances muy significativos.

Cuando se pasan a retiro o se desplaza de sus cargos, funciones o se les retira sus grados a policías, militares, gendarmes o prefectos por haber cometido delitos o ser sospechosos de hacerlo o de ser cómplices de los mismos, no suelen ser noticias de tapa. Porque o son personajes desconocidos que no producen impacto mediático o porque los medios están amenazados y deben guardar silencio.

En Latinoamérica estamos acostumbrados a que la policía sea sinónimo de corrupción, de abusos de poder y de estigmatización de los pobres, en eso no nos diferenciamos de ningún otro continente. Pero sí, se dio la circunstancia de que hubo gobiernos que quisieron avanzar sobre estas fuerzas fomentando el ascenso de nuevos dirigentes de estas fuerzas que no respondieran al status quo imperante.

Las respuestas no se hicieron esperar, las tensiones internas entre personas armadas suelen dirimirse a los tiros y no han sido pocas las víctimas de estas luchas al interior de las fuerzas. Claro que estas disputas son más encarnizadas contra los poderes políticos y es así que comienzan las filtraciones comprometedoras, las operaciones con los servicios de inteligencia inoculando información sensible, las amenazas de hacer volar los aviones presidenciales o directamente atentar contra un Presidente, como ocurrió en Ecuador.

De más está decir que los ataques a los periodistas son permanentes y que muchos jueces “legitiman” la acción de carteles del narcotráfico, prostitución, trabajo esclavo y especulación inmobiliaria, entre otras tramas, generando a la sociedad inseguridad jurídica, o sea, terrorismo institucional.

Cuando estos cuerpos corruptos, monopolizadores de las armas, encuentran aliados en los medios de comunicación y sectores políticos, se corporativizan y provocan acuartelamientos, huelgas, saqueos, liberación de zonas al delito y una subida exponencial de los hechos de violencia, alcanzando el paroxismo en los golpes de estado, como han sido ejemplo los sucedidos en Venezuela, en Honduras y en Paraguay en este siglo.

Entonces, estamos diciendo que estas mafias se resisten a obedecer a gobiernos emanados de la voluntad popular y para eso están dispuestos a disparar sobre Rafael Correa y matar a algunos de sus custodios; crear una ola de violencia contra los pueblos originarios en Bolivia, como corriente destituyente que querían acabar con un Presidente “ignorante y asesino” como lo llamaban, culpándolo de muertes orquestadas por escuadrones organizados por los mismos acusadores; destituir a Fernando Lugo a través de una masacre cometida contra campesinos indefensos y el fogoneo mediático que condujo a un juicio político exprés; la militarización desproporcionada y la represión sangrienta contra las revueltas en Brasil y el intento de devolver a las favelas el estatus de “paraíso narco” para justificar la intervención de fuerzas especiales y de desalojar familias en los preparativos mundialistas.

Uruguay no quedó al margen de esta escalada, al no poder llevar adelante juicios contra los genocidas de la dictadura militar que sufrieron y la Argentina, en ese sentido, vive un permanente sube y baja, con avances y retrocesos. Juicios ejemplares y torturadores y asesinos en reclusión común, mezclados con fugas inverosímiles y la posibilidad para varios cómplices de poder escapar al extranjero. Pero lo más serio se vivió en diciembre pasado cuando el descabezamiento de las policías de Córdoba y Santa Fe por su fuerte vinculación con el narcotráfico generaron una ola de terror en todo el país con varias muertes, saqueos organizados y un clima destituyente que encabezaron una corrida cambiaria y financiera que coronaron en una devaluación y un golpe inflacionario para el bolsillo de todos los argentinos.

Antes del mundial la policía de Bahía también contribuyó a que murieran decenas de brasileños durante una huelga donde exigían aumentos de sueldo al gobierno central de Dilma Rousseff.

Muchas veces se pierde de vista que la deslegitimación de estos procesos políticos derivan en el fortalecimiento de estas mafias, que también se encuentran dentro de la institucionalidad, que quede claro que no se trata de una batalla entre inmaculados y caballeros oscuros. Pero el trabajo de alto riesgo y valiente que llevan adelante muchas personas a lo largo y ancho del continente, se encuentra siempre con la incapacidad de enfrentar frontalmente este poder si no se quiere terminar en una zanja. Y esa pulseada estratégica requiere del apoyo y acompañamiento de la mayor cantidad de gente posible.

El acompañamiento de los políticos serviles o directamente partícipes de estas corporaciones, o sostener un discurso antitodo favorece, justamente, a que estas fuerzas que no elegimos se puedan apoderar de los espacios democráticos y vaciarlos de contenido y de sentido. La no participación ciudadana facilita el terreno para que los “especialistas” sigan manejando las riendas del Estado favoreciendo la instalación y crecimiento de los monopolios en todos los rincones del planeta.

Lo que diferencia a Latinoamérica del resto del mundo es que los pueblos eligieron gobiernos que priorizan el bien común y sus líderes cuentan con el respeto y el apoyo de las mayorías. Esa construcción política y social no debe romperse ya que es la garantía que estos procesos puedan seguir avanzando y en la medida que los procesos se fortalezcan y se vayan incorporando nuevos actores, formados en otros paradigmas y se vayan incorporando generaciones al conocimiento, se podrán abordar estas disputas profundas. No puede ser que se siga obstaculizando una instrucción diferente para las fuerzas de seguridad del Estado, aquellos que tienen que velar por nuestra integridad y nuestro bienestar. La batalla cultural, entonces, es un trabajo enorme, no puede quedar en manos de una minoría.


Hegemonías licuadas

Escrito por quirogamariano 19-02-2015 en EUA. Comentarios (0)

24.08.2014 - Buenos Aires  


(Imagen de Imagen de VHM ALEX)

La Unión Europea (UE) y los Estados Unidos (EUA) condenaron a severas sanciones a Rusia por haber otorgado apoyo logístico, militar y humanitario a Crimea y haber reconocido su escisión de Ucrania. Lo interesante de estas sanciones es que castigan a uno de los mayores proveedores de la UE. Así que tampoco pueden poner a Rusia en la picota y arriesgarse a perder todo el suministro energético imprescindible por buena parte del continente europeo.

En el acto de mayor cinismo posible, Francia le vendió, pese a todas las críticas efectuadas contra Vladimir Putin, dos navíos portahelicópteros Mistral por un valor de mil millones de euros. Pero la guerra táctica no termina ahí.

La UE, famosa por destruir la competitividad de otros continentes en la industria agropecuaria a través de fuertísimas subvenciones que benefician a sus productores y les permiten vender a precios “irreales”, arruinando a países del Caribe, asiáticos y africanos, fundamentalmente. Metodología que les permite, además, instalar en dichos países sus megafactorías pagando sueldos miserables para poder competir con los precios subsidiados que consiguen mantener en Europa a través de las regalías de sus empresas en el expolio extranjerizado.

Bueno, esa UE de la doble vara, no tolera el desplante que les hizo Putin, al contragolpear las sanciones económicas recibidas. Rusia anunció que reemplazarían cerca del 50 % de la importación desde la UE de productos agrícolas (carne de cerdo, frutas, flores, pescado y verduras) con productos de otros países. Desde Bruselas condenan la deslealtad de los países que pudieran aceptar estos acuerdos de reemplazo y utilizarán todo su arsenal diplomático para disuadir y extorsionar a los países dependientes de los acuerdos con la UE.

En este contexto de batallas comerciales y legales permanentes, no son extraños los acuerdos que se han sellado en los últimos tiempos que buscan equilibrar o desequilibrar relaciones. El Parlamento ruso condonó el 90% de la deuda que tenía Cuba con su país (35.000 millones de euros); Ecuador concretó el acuerdo comercial con la UE; Putin a su paso por Nicaragua se comprometió a respaldar la construcción de un canal que una el Pacífico y el Atlántico en territorio nicaragüense y de ese modo, romper la hegemonía ejercida por los EUA que controlan el Canal de Panamá; Obama acelera la concreción del acuerdo de Libre Mercado del Pacífico que quiere integrar a Chile, Perú, Colombia, México y EUA para asegurar sus abastecimientos y cerrarle la puerta a Rusia; los BRICS anunciaron en Brasil la creación del Banco de Desarrollo que rompe con la hegemonía como monedas de transacciones globales del dólar y el euro; y así podríamos seguir enumerando un rato largo.

Los ministerios de relaciones exteriores y las secretarías de comercio no descansan y todos buscan sacar beneficio de esta movida internacional. Así como en otros tiempos lo que dijera Washington y Bruselas iba a misa y nadie se atrevía a desafiar el poder imperial de estas potencias, el fortalecimiento de China y Rusia y la unificación tras los intereses continentales conseguida con la UNASUR, permite a muchos países disputar esa obediencia debida y buscar relaciones que rompan los ejes históricos de dominación.

La multipolaridad que se abre en este momento es una piedra enorme en el zapato de EUA y, por añadidura, de la UE. Si bien siguen siendo los alguaciles globales lanzando drones a la caza de personas y estableciendo bases OTAN allí donde necesitan asegurar el abastecimiento de recursos naturales, su preponderancia está a la baja y cada vez son más los pueblos que desconfían de su buen juicio a la hora de tomar decisiones pensando en el planeta entero. En los últimos años, además, se ha resquebrajado definitivamente la uniformidad en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Nada es permanente en esta lucha de intenciones y de proyectos, un gobierno puede suceder a otro y borrar con el codo lo que había escrito la mano, sin embargo la batalla cultural es la que están perdiendo los modelos archicapitalistas. Si bien los pueblos enteros todavía no renuncian al confort que les venden las series y películas venidas de los centros de poder, ni deslegitiman del todo sus formatos de consumo dominante, van perdiendo adeptos.

Este enfrentamiento contra los patrones adoctrinados de consumo impuesto por las grandes corporaciones monopolistas a lo ancho y largo del planeta son el futuro desafío para doblegar la globalización deshumanizante.


Los buitres contra la Argentina, grupos de tareas internos y externos

Escrito por quirogamariano 19-02-2015 en Fondos buitre. Comentarios (0)


Imagen de Kitsch

Cuando los fondos buitre estaban asfixiando de manera irreversible al pueblo congoleño, el Presidente de los Estados Unidos jugó la carta que le permite interceder por encima de las decisiones del Poder Judicial de su país. George W. Bush tuvo un gesto humanitario y deslegitimó el reclamo para el cobro total, más intereses, de los bonos de deuda externa emitidos por el país africano, que había vivido años antes una de las páginas más sangrientas y lamentables de la historia de la humanidad.

Es el antecedente por el cual el gobierno argentino presiona a Barack Obama para que imponga el sentido común político por encima de la interpretación arbitraria de un Juez Federal de la Corte de Nueva York que falló a favor de los tenedores de deuda argentina y que no entraron en la reestructuración del 2005 y del 2010, es decir los holdouts. Es bueno recordar que casi el 93% de los acreedores argentinos aceptaron una quita del valor de sus bonos para poder cobrarlos, ya que en 2001 la Argentina había consumado la quiebra.

Un porcentaje mínimo de esos 7% que no entraron en los acuerdos con el gobierno argentino, llevan años litigando para cobrar el 100% del valor nominal de los bonos, cuando han sido comprados al 20 o 25% de su valor, de ahí la condición de buitres que se les adjudica, ya que se trata de fondos de inversión que compran deudas de empresas o países arruinados por mucho menos de su valor real y obligan, vía judicial, a ser pagados por su valor total, más intereses y costos. Así fue que la Argentina soportó más de 200 juicios de en su contra en varios países del globo, con distinta suerte.

El fondo Elliot

En el caso del fondo de inversión NML Elliot, cuya cabeza visible es el lobbysta republicano norteamericano Paul Singer es bueno recordar que adquirieron bonos emitidos durante la mayor estafa que se la hizo al pueblo argentino, el “Megacanje”. Que consistió en un préstamo entre bancos para pagar intereses vencidos y donde el gobierno argentino servil incorporaba como deuda pública, deuda de privados. Así que este fondo no sólo no le prestó dinero a la Argentina, sino que además pretende cobrar el 100% de una deuda odiosa. Según los cálculos del juez norteamericano los beneficios por bono podrían ascender a un 3473 por ciento de ganancia.

El gobierno argentino de Néstor Kirchner en 2005, buscando salir del default que convertía a la Argentina en un país no confiable aceptó hacerse cargo del total de la deuda, que tenía sus raíces en la dictadura cívico-militar que duró de 1976 a 1983, pero si los acreedores aceptaban una quita importante de su valor, que llegó en algunos casos hasta el 75%. En estas condiciones la Argentina emprendió el pago de su deuda externa.

Paul Singer es uno de los principales responsables de la bancarrota de la ciudad de Detroit el año pasado, y en su estrategia de negociación extorsiva con el gobierno de Obama, utilizó incluso la compra de acciones de empresas autopartistas arruinadas para, a través de un bloqueo patronal, paralizar la industria automotriz norteamericana, ya en estado de emergencia. De esa maniobra Singer obtuvo 12,9 mil millones de dólares del Banco del Tesoro estadounidense, motivo por el cual se duda que Obama se atreva a contradecirlo.

La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner busca la manera de poder resolver el pago de la deuda sin afectar la reestructuración con quita que se hizo en mandatos anteriores. Si antes de fin de año la Argentina le pagara a alguno de sus acreedores en mejores condiciones que al 92,4% de los acreedores que entraron en el canje de deuda, automáticamente, el 100% de los acreedores tendrían derecho a cobrar la totalidad del valor de sus bonos. Esta desproporcionalidad llevaría a la Argentina a deber más de 2 veces su PBI, con lo cual estaría condenada a volver a declarar la bancarrota.

¿Es esto lo que buscan los fondos buitre? pareciera que sí, ya que además de los bonos, cuentan con seguros contra default, que, a priori, parecerían más fáciles de cobrar que los bonos argentinos.

El ISDA

La ISDA (acrónimo de International Swaps and Derivatives Association) se creó en los 80 y desde los 90 se ha convertido en una suerte de tribunal que define el estado de salud económica de  las deudas soberanas o empresariales, otorgándose la potestad de decidir sobre los mercados financieros internacionales. Esta entidad está conformada por los 15 bancos o fondos de inversión más importantes del mundo, entre los que se encuentra el NML Elliot, así que en la sesión extraordinaria que se dictó para definir si Argentina se convertía en un país que no honoraba sus deudas, eran juez y parte.

Los 15 votaron unánimemente que la Argentina estaba en default técnico al no haberse cumplido el pago efectivo a sus bonistas en tiempo y forma. Lo extraño es que a la semana siguiente no se ejecutaron los seguros antidefault porque la misma ISDA votó por unanimidad diciendo que la Argentina sí había efectuado el pago y era un Juez de Nueva York (Thomas Griesa) el que no permitía que el pago se hiciera efectivo. No estamos aquí para tratar de entender la esquizofrenia de los operadores de deuda, pero es bueno tener en cuenta estos detalles para poder entender el nudo de la cuestión.

El Juez Griesa plantó un mediador entre la Argentina y los buitres, entre otras cosas porque no conseguía entender lo que se estaba discutiendo y negociando. La Argentina, sin embargo, denunció que el mediador no era tal, sino que estaba conchabado con los holdouts.

Armas de desestabilización masiva

A todo esto en Argentina una empresa norteamericana (la gráfica Donnelley) decreta la quiebra de forma exprés, en un fin de semana un juez acepta las pruebas presentadas por la empresa que, mágicamente, pasa de ganar millones a deberlos en un agujero técnico incomprensible. El cierre deja 400 trabajadores en la calle y alimenta la campaña del “Grupo de tareas anti Argentina” (American Task Force Argentina) contratado por Paul Singer que busca socavar la credibilidad del país frente al mundo. En todos los foros y reuniones bilaterales de las que participó en el último año la Argentina consiguió el apoyo explícito de todos los países e incluso de otros fondos de inversión de voracidad menos carroñera en su lucha contra los buitres y en su denuncia del desorden financiero global que ha desencadenado el anarcocapitalismo especulativo.

Fue tan grosero el golpe de efecto buscando con esta quiebra que la Presidenta Cristina Fernández pidió que se le aplique la Ley Antiterrorista a la empresa transnacional, mientras la Unidad de Investigación del Fraude económico, lanzaba una investigación internacional para ver si el origen de la quiebra tenía algo de legitimidad.

El plan de este grupo de tareas es generar la sensación de caos y derrumbe de la Argentina, campaña que se suma a los grupos opositores argentinos también interesados en que este gobierno no llegue hasta el final de su mandato. En ese sentido se puede enumerar el levantamiento policial de diciembre pasado que buscó generar una ola de saqueos y homicidios, la corrida cambiaria de dólares que condujo al gobierno a la devaluación en enero y la persecución mediática de diferentes funcionarios que debieron ser apartados de sus funciones como Mercedes Marcó del Pont, Presidenta del Banco Central de la República Argentina, el Ministro de Economía Hernán Lorenzino, el Jefe de Gabinete de Ministros Juan Manuel Abal Medina o el Secretario de Comercio Guillermo Moreno, entre otros.

La estrategia del gobierno cambió y tuvo que salir al choque reactivando una serie de planes sociales, reduciendo el impuesto a las ganancias, redireccionando los subsidios al transporte y al consumo, entre otras medidas.

Cristina Fernández se debate, entonces, entre intereses extranjeros y locales que buscan destruir el poder político estatal acusándolo de “despilfarrador” por el otorgamiento de ayudas a niños, desempleados, adolescentes, pequeñas y medianas empresas, embarazadas y a jubilados y de no poder controlar la inflación. Siendo desprestigiadas todas las acciones gubernamentales destinadas a combatir los aumentos de precios.

El Vicepresidente

Unos párrafos más arriba hice referencia a los funcionarios que debieron apartarse de sus cargos. Casi milagrosamente hay uno que persiste en él y contra el que se ha propalado, quizás, la mayor campaña de destrucción jamás concebida. En esta estratagema es posible descubrir la complicidad entre grandes grupos empresariales multimedios y jueces adictos y la relación permanente con políticos y servicios de inteligencia.

Sin ahondar en los detalles de esta trama, vale mencionar que la denuncia por la que fue procesado el Vicepresidente Amado Boudou por el supuesto intento de quedarse con la empresa que emite el papel moneda en la Argentina, proviene de una denuncia efectuada por un sargento del ejército que dijo haber escuchado una conversación en una cafetería y que al estar de espaldas no puede reconocer de quién se trataba. Jorge Orlando Pacífico, el militar, formó parte del intento de golpe de estado perpetrado por Aldo Rico en 1987 y más tarde engrosó las filas del partido político que el “jefe carapintada” creara, el Modin. Pacífico también fue acusado de haber participado en el atentado terrorista más violento que vivió la Argentina, la voladura de la AMIA, hecho en el que se lo relacionó como uno de los suministradores de explosivos a los terroristas. Todos los posibles testigos desaparecieron de forma trágica.

A partir de esta denuncia, poco menos que fantasiosa, surgió una investigación en la que los acusados pasaban a ser testigos, después víctimas, para luego volver a estar imputados en una causa que nutrirá varios libros de aventuras judiciales en el futuro.

El caso Boudou es paradigmático y permite entender las estratagemas pergeñadas por estos poderosos lobbys, que no sólo esperan el traspié para abalanzarse sobre la presa, sino que son predadores dispuestos a perseguir y agotar a sus víctimas más suculentas. No por nada los buitres elucubran planes para apoderarse de los recursos naturales de los países que vampirizan.